This post is also available in: frFrançais enEnglish itItaliano

 

inicioGanancias de masa

¿Estás tratando de ganar peso y masa muscular? Wikistero describe los esteroides más adecuados que debes usar si eres un usuario experto o amateur.

Ganancias de masa

 

Músculo magro y pérdida de peso

¿Quieres bajar de peso rápidamente o ganar músculo magro con el uso de esteroides? Has venido al lugar correcto.

Músculo magro y pérdida de peso

 

Ganancias de fuerza

Si tu objetivo es obtener una cantidad inmensa de fuerza muscular con el uso de esteroides anabólicos, Wikistero te muestra todos los recursos exactos que necesitas para alcanzar tus objetivos rápidamente.

Ganancias de fuerza


Para entender los esteroides anabólicos, es importante examinar su historia, así como la forma en que se han desarrollado a lo largo de los años.


Bodybuilder Arnold SchwarzeneggerLa historia de los esteroides anabólicos

Para entender los esteroides anabólicos, es importante examinar su historia, así como la forma en que se han desarrollado a lo largo de los años.

Todo comenzó con la creencia de que los testículos fueron clave tanto en el desarrollo de los hombres, así como el mantenimiento de su capacidad sexual. En 1849, un científico con el nombre de Berthold, llevó a cabo experimentos sobre gallos en un intento de determinar si esta hipótesis era correcta. En sus estudios, quitó sus testículos y se dio cuenta de que los pájaros perdieron varias características comúnmente asociadas con los varones, incluyendo la función sexual.

Es aquí donde se confirmó el papel esencial que desempeñan los testículos en lo que consideramos las principales propiedades sexuales del hombre. Berthold también encontró que si se extrajeran los testículos y se injertaran en el abdomen, las funciones sexuales de estos gallos no se vieron afectadas. También observó que no se había creado ninguna conexión nerviosa, incluso después de cambiar la posición de estos órganos; de hecho, la pilosidad del gallo aumentó significativamente después de este cambio. Al final, esto ayudó a demostrar que los testículos actúan sobre la sangre, después de lo cual esta sangra provoca un efecto sistémico en todo el cuerpo.

Otros experimentos realizados posteriormente mostraron resultados similares como veremos más adelante.


Aumento de los niveles de testosterona

Leopold Ružička

Más tarde, en los años 20 y 30, varios científicos incluyendo Ruzicka, Butenandt y Hanisch llevaron a cabo más estudios en toros.

La testosterona es, por supuesto, el primer esteroide anabólico jamás creado, y sigue siendo la base de todas las otras derivaciones que se utilizan hoy en día.

La testosterona se utilizó más tarde en 1936 en otro experimento que demostró qe los perros castrados ganan peso cuando se les administraba este suplemento. También hubo informes no probados de que los nazis les dieron a sus soldados esteroides anabólicos.

A lo largo de los años, se han llevado a cabo más experimentos que han ayudado a demostrar que la testosterona realmente es un anabólico potente para los seres humanos.

Entre 1948 y 1954, las principales empresas farmacéuticas, Searle y Ciba, produjeron más de mil derivados y variaciones de la testosterona.


 

La historia de esteroides en los deportes

les jeux olympiques

En 1954, el Dr. John Ziegler asistió al Campeonato Mundial de Halterofilia en Viena (Austria) como médico oficial del equipo soviético. Los soviéticos dominaron enormemente la competición ese año rompiendo fácilmente varios récords mundiales y ganando medallas de oro en todas las categorías. Se rumorea que Ziegler más tarde confesaría a un asistente de bar que las inyecciones de testosterona se realizaron en sus atletas.
Una vez que los estadounidense se habían enterado, inmediatamente comenzaron a inyectarse también con el objetivo de derrotar a los soviéticos. Su médico del equipo también participó en la producción de una sustancia que era incluso mejor y más potente que la testosterona pura. De esta manera, en 1956, se estableció la metandrostenolona bajo el nombre Dianabol.

En los años siguientes, los comprimidos pequeños rosas de Dianabol ganaron mucha popularidad entre muchos levantadores de pesas.

En 1960, había una diferencia mucho más clara de rendimiento entre los levantadores de pesas de Ziegler y el resto del país, y una diferencia menor con los soviéticos. Es también durante este tiempo que se desarrolló otro esteroide anabólico para tratar los retrasos del desarrollo en niños con síndrome de Turner.

En ese momento, cada vez más médicos estadounidenses comenzaron a interesarse por los esteroides. Esto llevó a que muchos de ellos realizaran estudios sobre el impacto de estas sustancias en el rendimiento de los atletas. Inicialmente, la mayoría descubrió que los esteroides no tenían un impacto significativo en los atletas, y sólo notaron un aumento ligero en la estatura física y los músculos. El primer problema y el más obvio era que las dosis de los esteroides utilizadas por los atletas en cuestión eran por lo general demasiado bajas para producir cualquier efecto real. El segundo problema era que estos estudios no estaban bien hechos, ya que los grupos de prueba a menudo estaban mal. La nutrición y el ejercicio también fueron controlados o estandarizados durante los estudios de caso.

A pesar de estas conclusiones, en 1967, el Consejo Olímpico Internacional prohibió el uso de esteroides anabólicos citando un principio de precaución (dopaje). Más tarde a mediados de los años 70, otras organizaciones deportivas importantes también siguieron el ejemplo en la prohibición del uso de esteroides.


Uso de esteroides en los Juegos Olímpicos

Justo antes de la prohibición de los esteroides en los Juegos Olímpicos, la República Democrática Alemana (RDA) comenzó un programa dirigido a la producción de esteroides anabólicos nuevos y avanzados para sus atletas en diversas categorías deportivas. Los resultados de este experimento popular sigue siendo el mayor recurso de información sobre el impacto de los esteroides en el atletismo. A pesar de ser un país pequeño, lograron dominar casi todos los deportes mientras que competían con países como los Estados Unidos y la Unión Soviética. En 1972, el COI lanzó un programa de detección de drogas a gran escala.

En 1982, el Conejo Olímpico Internacional había desarrollado una forma de detectar niveles excesivos de testosterona en los atletas; la prueba de la testosterona a la epitestosterona. Esta prueba incluyó la evaluación y comparación de los niveles de la testosterona y anepitestosterona. Si se encontró que el nivel de testosterona era 6 veces mayor que el nivel de la epitestosterona, se concluyó que el atleta había usado alguna forma de testosterona sintética.

Desafortunadamente, esto no fue suficiente ya que algunos países todavía eran capaces de eludir la prueba. Por ejemplo, la RDA fue capaz de inventar una nueva forma de testosterona que se dispersaba rápidamente en el cuerpo. Esto significó que los atletas pudieron aprobar las pruebas del COI hasta tres días después de su última inyección. Aún más, una compañía alemana con el nombre de Jenapharm, que ya estaba proporcionando esteroides a los atletas, desarrolló un producto (epitestosterona) para administrar a los atletas para devolver la proporción de testosterona a la normalidad, a la vez que seguían utilizando esteroides.

Sus métodos de dopaje eran tan avanzados que permanecieron sin ser detectados durante varios años hasta 1989, cuando se filtró información a los medios occidentales. Este escándalo ayudó a crear la mala reputación de los esteroides anabólicos que todavía están presentes hoy en día. Irónicamente, también era en los años 90 cuando los esteroides anabólicos comenzaron a ser utilizados por los médicos para mejorar la longevidad de los pacientes con SIDA y el cáncer.


Esteroides en los estados unidos

Un escenario similar se desarrolló en los Estados Unidos. En 1998, una votación para la Ley Antidrogas colocó a los esteroides en una categoría de receta totalmente diferente. Este vino con sanciones legales muy severas por su posesión ilegal o venta. La posesión y distribución de esteroides se consideró un crimen.

Posteriormente, el Congreso de los Estados Unidos añadió los esteroides al “Anexo III” de la Ley, colocando estos productos anabólicos al mismo nivel que las anfetaminas, metanfetaminas, opio y morfina. Una vez más, esto vino con sanciones idénticas en caso de compra o venta. Este proyecto de ley fue aprobado sin el apoyo de la Asociación Médica Americana, la FDA, la DEA o el Instituto Nacional de Abuso de Drogas..


Esteroides y el béisbol americano

baseball et stéroides

Durante bastante tiempo, la Liga Mayor de Béisbol no había implementado ningún programa para detectar esteroides. De hecho, no fue hasta que Mark Maguire, un jugador de béisbol americano que buscaba vencer al famoso récord de Home Run de Roger Maris,  que un periodista encontró una botella de androstenediona en su casillero (ojo que la androstenediona ni siquiera es un esteroide, sino una prohormona).

Con esto los esteroides tomaron protagonismo en la prensa y los medios de comunicación de nuevo, y siguen estando presentes desde entonces.
En los años 2000, los esteroides volvieron a ser noticia después de una introducción masiva de prohormonas en el deporte. Fue aquí donde el uso de esteroides en el béisbol comenzó a cobrar más importancia.

Poco después de que el famoso récord de Roger Maris fuera derrotado, otro jugador de béisbol, Jason Giambi y otros salieron diciendo que a menudo usaban prohormonas. El Congreso se vio obligado a convocar una audiencia después de la cual determinó que los esteroides no eran realmente una amenaza. Más bien, descartó que era la responsabilidad de las organizaciones deportivas profesionales supervisar y regular su uso. La ley se actualizó y ofrecieron una definición oficial del término esteroide: un “esteroide anabólico” significa cualquier droga o sustancia hormonal, químicamente y farmacológicamente relacionada con la testosterona (aparte de los estrógenos), progestinas, corticosteroides y dehidroepiandrosterona.


Uso de esteroides hoy en día

Hoy en día, el uso de esteroides no está declinando en absoluto. Un estudio reciente en el internet concluyó que el uso de esteroides anabólicos entre los levantadores de pesas y culturistas va en aumento.

Además, los esteroides anabólicos siguen desempeñando un papel clave en el campo médico, sobre todo en el manejo de diversas condiciones como la andropausia o la menopausia, el SIDA, el cáncer de mama y la osteoporosis, entre muchas otras.