MIOSTATINA

This post is also available in: frFrançais enEnglish itItaliano

miostatinaAnteriormente conocida como el factor 8 de crecimiento y diferenciación (GDF 8), la miostatina limita el crecimiento del tejido muscular. Es un miembro de la familia de proteínas TGF Beta 1.

Es una proteína que tiene un efecto directo en el crecimiento al actuar sobre las fibras musculares. Por lo tanto, también se encuentra en las células musculares.

Si la cantidad de miostatina es demasiado baja, los músculos se desarrollan demasiado. Por otro lado, si hay demasiada miostatina en el cuerpo, la masa muscular será insuficiente. Este es el caso de las personas que sufren de la insuficiencia cardíaca: el corazón contiene demasiada miostatina.

Esta proteína está presente en las células musculares estriadas del músculo esquelético.

 

Las personas que carecen de esta proteína padecen la hipertrofia muscular total, como por ejemplo los atletas que practican el culturismo intenso.

En caso de un exceso de miostatina en el cuerpo, la personal o el animal sufrirá un desarrollo muscular lento.

 

imágenesDefinitivamente, el ejercicio regular puede disminuir los niveles de esta proteína en el cuerpo, tanto en el músculo esquelético como en el corazón.

Se han realizado varios estudios sobre la regulación natural del crecimiento muscular con la proteína miostatina con la esperanza de encontrar una manera de bloquear su acción con el fin de aumentar la masa muscular en los seres humanos o animales.

 

Los problemas de la miostatina que provocan la hipertrofia muscular se deben a la mutación del gen GDF8 que se encuentra en el cromosoma 2.

 

Un aumento del tamaño del músculo no necesariamente viene acompañado de la fuerza muscular que lo debe acompañar naturalmente. El tejido graso conectado al músculo por lo general no es grueso.

Los portadores homocigóticos y heterocigotos tienen los mismos signos médicos, que dependen únicamente de la cantidad de la miostatina. Los portadores homocigóticos tienen músculos que duplican el volumen normal.

 

Folistatina

La folistatina es una proteína. Ayuda a regular la familia del factor de crecimiento transformante beta (TGF), influyendo principalmente en activinas e inhibinas.

Su función es desactivar los factores de crecimiento en la familia beta TGF. ¿Cómo funcionan? Las folistatinas se conectan a factores de crecimiento, evitando así que estas proteínas tengan éxito conectándose a sus receptores.

Están activos muy cerca de donde se producen. La folistatina se conecta a las subunidades beta a y b de estas proteínas por lo que lógicamente se requieren dos folistatinas para desactivar una activina y una inhibina.

 

1mg ACVR2B (ACE-031) Péptidos

miostatinaACE-31 es una proteína terapéutica experimental. Su función es la de construir músculo y aumentar la fuerza. Inhibe las moléculas que se conectan a los receptores en la superficie de la célula llamada receptor del activin tipo IIB (ActRIIB).

 

La unión de una parte de un anticuerpo humano con una parte del receptor humano ActRIIB forma la proteína ACE-031.

La circulación libre de esta proteína ActRIIB elimina otras proteínas GDF-8, así como otras moléculas de la misma familia que limitan el crecimiento muscular y la fuerza.

La familia de proteínas beta TGF-8 desencadena la producción muscular. Promueve o inhibe el crecimiento muscular.

En ausencia de estas moléculas, (que envían señales gracias al receptor ActRIIB), la masa muscular aumenta de manera impresionante. Este fenómeno se ha observado en muchas especies, particularmente en varios animales.

La ACE-031 trata a los músculos esqueléticos y favorece el crecimiento muscular al inhibir el ActRIIB, que se conecta a las proteínas para limitar el crecimiento muscular.

Cuando la ACE-031 se vincula con estas proteínas, bloquea la interacción con los receptores ActRIIB y el crecimiento muscular no está regulado. Por lo tanto, el músculo continúa desarrollándose de forma significativa.

Debido a que la ACE-031 impide que las proteínas GDF-8 (entre otras) tengan un impacto en la regulación de la masa muscular mediante la transmisión de información al receptor ActRIIB, sus efectos sobre la masa muscular magra son superiores a las de las proteínas que sólo inhiben la GDF-8 (miostatina).

 

Estudios médicos sobre los inhibidores de la miostatina

En 1997, en la Universidad de Baltimore se descubrió una proteína sintetizada en mamíferos (incluyendo los seres humanos).

Bloquea la proliferación de células musculares, lo que le permite reparar o controlar el crecimiento muscular.

Rápidamente la profesión médica mostró interés en este producto para tratar los músculos débiles o la deficiencia de fuerza. De hecho, inhibir la actividad de la molécula hace que sea posible la proliferación de las células musculares.

Se han desarrollado varios métodos para inhibir la actividad de la miostatina. El objetivo de estos métodos es evitar que la miostatina se una a su receptor (ACVR2b), bloqueando así la actividad de la miostatina y conduciendo a un aumento de la masa muscular.

images

Un método consiste en ligar la miostatina a otra molécula antes de que pueda unirse a su propio receptor. Varias moléculas pueden ser usadas para este propósito. Algunas son moléculas endógenas naturalmente presentes en los seres humanos que ayudan a modular la actividad de la miostatina. Una de estas moléculas es la folistatina. Presente en la sangre humana, esta proteína es un inhibidor natural de la miostatina.

El propéptido de la miostatina es otra molécula endógena que inhibe la actividad de la miostatina.

Este propéptido – presente en la estructura de la miostatina inmadura (miostatina latente) – se separa cuando se activa la miostatina. Más tarde vuelve a ligar a la miostatina activa y evitar que se conecte a su receptor. Algunos atletas utilizan péptidos sintéticos que son idénticos a estos péptidos naturales para inhibir la acción de la miostatina.

Existen otras moléculas que el cuerpo produce naturalmente que previenen la interacción entre la miostatina y su receptor. También hay anticuerpos anti-miostatina que secuestran e inhiben su unión. Otro producto, compuesto por un sitio de unión de la miostatina idéntico al del receptor natural acoplado con un fragmento de anticuerpo humano, forma un receptor soluble de la miostatina que es incapaz de liberar la señal que bloquea la proliferación de las células musculares. Los laboratorios de investigación también han producido artificialmente la parte de la proteína de miostatina que puede unirse a los receptores de la miostatina y bloquearla sin desencadenar las señales intracelulares que detienen el crecimiento muscular.

 

Su uso en el dopaje

En cuanto a los atletas, el dopaje genético, o el logro de condiciones fisiológicas óptimas, su uso tiene varios propósitos. Uno es el aumento del tamaño muscular y la potencia, pero también está la mejora directa del rendimiento y la posibilidad de una curación rápida y óptima (en el caso de lesión muscular) o la recuperación con el fin de volver rápidamente a los entrenos con el máximo esfuerzo.

Por lo tanto, el dopaje biológico requiere “atacar” tres puntos principales: formar más músculo esquelético, aumentar la capacidad de oxígeno del cuerpo y, finalmente, maximizar el suministro de energía.

 

Esta molécula tiene un interés legítimo para los atletas de élite, ya que se secreta naturalmente por las células del músculo esquelético durante la adolescencia y la adultez. Está codificado por el gen del mismo nombre localizado en el cromosoma 2.

myo

Juega un papel importante en la regulación del crecimiento muscular. De hecho, detiene la producción de tejido muscular, evitando el crecimiento muscular excesivo.

Por lo tanto, el beneficio del dopaje genético es la inhibición de la miostatina. Para la ingesta intravenosa, se han estudiado varios métodos para bloquear (inhibir) la miostatina: 

  • Detener la miostatina activa con anticuerpos
  • Desactivar la miostatina con un propéptido sintético (no producido por el cuerpo)
  • Aumentar la función de los inhibidores naturales de la miostatina como la folistatina
  • Dejando inactivos los receptores de la miostatina unidos a células esqueléticas

 

Estos inhibidores hacen posible desactivar la capacidad que tiene la miostatina de regular el crecimiento muscular. Si esta función está desactivada, el músculo puede crecer excesivamente, lo que favorece el tipo de actividad atlética que requiere una gran fuerza muscular, como es el caso con el levantamiento de pesas, el culturismo o todos los deportes en los que la fuerza y la masa muscular son importantes.

 

La mayoría de los científicos están de acuerdo en que, en un futuro próximo, la inhibición de la miostatina en los seres humanos será posible. Como resultado, las organizaciones antidopaje ya están trabajando y se están preparando para encontrar pruebas que detectan la miostatina inhibida.

Añadir un comentario