Insulina

¿Qué es la insulina?

insulinaLa hormona insulina juega un papel clave en la regulación de los niveles de glucosa en la sangre. Una escasez de insulina, o una incapacidad para responder adecuadamente a la insulina, puede conducir a los síntomas de la diabetes. Además de su papel para controlar los niveles de azúcar en la sangre, la insulina también está involucrada en el almacenamiento de grasa.

Por lo tanto, la hormona insulina desempeña una serie de funciones importantes en el metabolismo del cuerpo, mientras que regula la forma en que el cuerpo utiliza y almacena glucosa y grasas.

Un gran número de células del cuerpo dependen de la insulina para obtener la glucosa de la sangre para utilizarla como energía.

Diferentes tipos de insulina: rápida, intermedia o de larga duración

1- La insulina de acción rápida

La estructura química de una insulina de acción rápida ha sido modificada de manera que se absorbe más rápidamente en el torrente sanguíneo. Este cambio en la estructura química de la insulina no afecta su capacidad para disminuir el azúcar en la sangre (glucosa), pero afecta la velocidad a la que se absorbe la insulina. Así que la insulina de acción rápida se absorbe en el torrente sanguíneo en cuestión de minutos y tiene muchos beneficios potenciales para las personas con diabetes.

formas de insulina

Actualmente hay tres insulinas de acción rápida. El nombre genérico de la primera es Lispro, pero se comercializa bajo el nombre de Humalog y es fabricada por Eli Lilly. Humalog es la más antigua de las tres insulinas de acción rápida y ha estado disponible en el mercado desde 1966.

La segunda de acción rápida fue aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos en el año 2000. Esta insulina tiene el nombre genérico de Aspart, pero se vende bajo la marca Novolog y es producida por Novo Nordisk.

La adición más reciente a las insulinas de acción rápida se denomina insulina glulisina. Está disponible desde 2006. Es especialmente conocida por su nombre comercial Apidra y es comercializada por Sanofi-Aventis.

Las insulinas de acción rápida se utilizan en las bombas de insulina para proporcionar un nivel bajo pero continuo de insulina. Este flujo continuo a menudo se llama insulina basal, y es necesario para controlar las fluctuaciones normales del azúcar en la sangre entre las comidas y durante el sueño. Otras unidades de insulina de acción rápida se administran durante las comidas para compensar el aumento en la glucosa que proviene de los alimentos que estás comiendo.

2- Insulina de acción intermedia

Las insulinas de acción intermedia comienzan a hacer efecto después de 2-4 horas, con su pico alrededor de los 6-7 horas después de la ingesta y duran aproximadamente 20 horas. La insulina de acción intermedia es la insulina isofánica, también conocida como protamina neutra Hagedorn (NPH).

Se usa a menudo en tratamientos dos veces al día. Se puede mezclar con la insulina soluble, pero también existen opciones que ya vienen listas para el uso.

3- Insulina de acción larga

Hay dos productos de insulina de acción larga. El primero, la insulina glargina (Lantus) dura hasta 24 horas, mientras que el segundo, la insulina detemir (Levemir) dura entre 18-23 horas.

beneficios

La insulina de acción larga generalmente se inyecta una vez al día para mantener un nivel estable de azúcar en la sangre. Se utiliza una aguja desechable o un EpiPen para administrar la inyección. Esta insulina de acción larga se debe inyectar a la misma hora todos los días para evitar lagunas en la cobertura de la insulina o una “acumulación” de las dosis de insulina.

A veces se aconseja tomar insulina de acción larga antes de una comida para evitar un aumento del azúcar en la sangre después de comer.

Como todas las drogas, las inyecciones de insulina pueden provocar efectos secundarios. Por ejemplo, la hipoglucemia puede ocurrir, que es una concentración anormalmente baja de azúcar en la sangre. Los síntomas de la hipoglucemia incluyen mareos, escalofríos, visión borrosa, debilidad, dolores de cabeza y desmayos. Otros posibles efectos secundarios vienen de la propia inyección. Por ejemplo, se puede experimentar dolor, enrojecimiento o hinchazón en la piel en el punto de la inyección.

La insulina en el culturismo y el levantamiento de pesas

cuerpo atléticoLa insulina es una de las hormonas más anabólicas del cuerpo para el fortalecimiento muscular. Específicamente, es una hormona liberada por el páncreas en respuesta a los nutrientes disponibles. Una comida rica en carbohidratos, proteínas o ambos provoca un aumento en la insulina circulante.

Actúa sobre las células diana para aumentar la absorción y el almacenamiento de nutrientes clave para la construcción de músculo. Aumenta los portadores de nutrientes que transportan la glucosa y los aminoácidos a las células musculares, evitando al mismo tiempo el catabolismo de estos nutrientes almacenados como carbohidratos, proteínas o grasas.

Como tal, un aumento en los niveles de insulina crea un ambiente anabólico óptimo propicio para el crecimiento muscular. Consumir proteínas y carbohidratos justo antes de un entrenamiento evita que las proteínas musculares almacenadas se utilicen como fuente de energía. Pero el período posterior al entrenamiento es aún más importante cuando se trata de maximizar el crecimiento muscular.

En el mundo del culturismo, la insulina está fácilmente disponible si lo buscas. Se toma una vez al día y a menudo se utiliza antes de las competiciones. La insulina “alimentará” a los músculos con azúcar. Un aumento de azúcar te dará más tiempo de entreno antes de llegar al agotamiento. Sin embargo, también corre el riesgo de dañar tu capacidad natural de producir insulina porque tu páncreas dejará de producirla si tu cuerpo envía una señal de que tiene una cantidad suficiente.

Al igual que cualquier anabólico o esteroide, el uso de la insulina para el culturismo puede conducir a problemas de salud. Puede aparecer la presión arterial alta, respiración acelerada e incluso diabetes, especialmente si manejas mal las dosis de tus inyecciones.

Cómo usar la insulina con la hormona del crecimiento

viales de insulinaEn esencia la insulina es una hormona producida por el páncreas y regula los niveles de glucosa del cuerpo. Lleva glucógeno y otros nutrientes a los músculos. Se une a otra proteína en el exterior de las células receptoras de insulina, lo que luego cambia el metabolismo de la célula. La insulina aumenta la síntesis de proteínas y hace que las células extraigan aminoácidos de la sangre para transformarlos en proteínas.

La hormona del crecimiento es producida por la glándula pituitaria. Estimula el crecimiento de los tejidos, los depósitos de proteínas y la distribución de las reservas de la grasa subcutánea. La hormona del crecimiento también estimula el crecimiento en la mayoría de los tejidos corporales, aumentando el número de células. El transporte de aminoácidos y la síntesis de proteínas también aumentan. Esto, por supuesto, es la razón por la que los culturistas lo utilizan.

La hormona del crecimiento y la insulina funcionan mejor en conjunto que por separados, ya que se complementan muy bien. La hormona del crecimiento aumenta la producción de glucosa en el hígado e induce resistencia a la insulina al bloquear la actividad de esta hormona en las células diana. Fundamentalmente, la hormona del crecimiento ayuda al cuerpo a usar la insulina más eficientemente. El cuerpo necesita una mayor cantidad de hormonas tiroideas, insulina y andrógenos cuando los niveles de la hormona del crecimiento son elevados. Así pues, la hormona del crecimiento y la insulina hacen que los culturistas puedan ganar mucha masa muscular.

Esta mezcla es innegablemente eficaz. Pero como con todo lo demás, es muy importante no tomar dosis excesivamente altas y poner en riesgo tanto el deterioro de tu apariencia física como tu salud. La dosis de insulina es particularmente importante, porque la insulina trabaja sobre las células de grasa de la misma manera que trabaja sobre las células musculares. Y la insulina extra en tu cuerpo automáticamente resultará en azúcares y grasas almacenadas.

Añadir un comentario